¿Es usted un gerente ético?

La mayoría de las personas responde a esta pregunta afirmativamente, usted probablemente cree eso; en el lugar de trabajo y en la vida usted es justo, moral, una persona y un gerente  que se apega a la legalidad. Pero, ¿es usted realmente todo eso?

Titulares negativos sobre ejecutivos de corporaciones en aumento

Si bien la gestión y los desastres financieros como Enron, WorldCom, y Washington Mutual generan titulares masivos, también ha habido cientos de casos de quiebra en las últimas dos décadas. Considere a Montgomery Ward, Polaroid Corporation, compañía de bicicletas Schwinn y Spiegel, sólo para nombrar unos pocos.

Al leer acerca de estos fracasos, es posible aprender de numerosas decisiones de gestión terribles, muchos no haciendo nada éticamente,  o incluso cayendo en la malversación (dolo). Si bien muchas de estas decisiones fueron errores de juicio, de lectura del mercado o simple codicia, otras decisiones fueron resultado de errores éticos.

No es de sorprender que el número de fracasos notables se haya acelerado desde 2006 hasta 2009, como resultado de los efectos de la profunda recesión global. Sin embargo, la cantidad de comportamientos negativos  de ejecutivos, ​​han erosionado la confianza del consumidor en muchas organizaciones y en sus equipos de gestión.

¿Por qué muchos administradores no son tan éticos como creen?

Estos fracasos documentados parecen reforzar la creencia popular de que todo el mundo es capaz de cometer actos poco éticos bajo ciertas condiciones. En su libro,Puntos ciegos: ¿Por qué no somos capaces de hacer lo correcto y qué hacer al respecto?”, los profesores Max Bazerman de Harvard Business School y Ann Tenbrunsel de la Universidad de Notre Dame, citan  esta realidad y sugieren una manera de evitar esta trampa de pensamiento.

Bazerman ha estudiado este tema durante dos décadas y  aprendió algo interesante y preocupante.

  • Los buenos gerentes son capaces de hacer cosas malas, sin darse cuenta que están haciendo algo mal.
  • La mayoría de la capacitación empresarial y universitaria en ética aborda el comportamiento intencional solamente.

Estos "puntos ciegos" motivan a los gerentes para evitar darse cuenta de violaciones éticas cuando estas ocurren en favor suyo y prefieren  permanecer en la ignorancia ante tales acciones. Las presiones para tener éxito y avanzar en su carrera pueden conducirle a un laberinto de opciones complejas y éticamente difíciles. Los gerentes, después de considerar estas opciones, seleccionan aquellas que cumplan los criterios que les sean de utilidad tanto a ellos como a sus empleados. A menudo, nunca la cuestión de la ética se convierte en un factor en su evaluación.

Por lo tanto, muchas de las decisiones pueden objetivamente no ser éticas sin que el autor sea consciente de que él / ella ha violado los principios éticos. Estas decisiones  no necesariamente tienen que ser de gran impacto para el negocio, incluso las decisiones aparentemente simples pueden ser influenciadas parcialmente, por ejemplo, por cuestiones de género o raza, conflictos de interés  o favorecer a un grupo sobre otro.

Por ejemplo, considere la situación de hipotecas de alto riesgo que precipitaron la reciente recesión. Muchos de estos prestadores de alto riesgo, a menudo tomaron decisiones poco éticas que violaron sus altos estándares individuales de la misma. Sin embargo, sus empleadores y su propio deseo de participar en el mercado de hipotecas de alta rentabilidad los motivó a dejar de lado sus estándares éticos para cosechar algunos de los beneficios económicos disponibles.

Usted podría ver un caso similar contra el gigante de contabilidad y auditoría, Ernst & Young, en el colapso de Lehman Brothers. La empresa fue acusada de "contribuir" a la caída de Lehman, porque no se dio cuenta de las prácticas cuestionables de contabilidad que se utilizaban. Lo mismo podría decirse sobre el escándalo de Bernard Madoff Ponzi. Muchos clientes que disfrutaron de sobresaliente "beneficios" de sus inversiones y aun sabiendo lo suficiente como para hacer la pregunta de cómo estos ingresos se generaron, la mayoría permanecieron en silencio. Simplemente no era de su interés preguntar el cómo.

Estos son sólo algunos ejemplos gráficos de personas éticas que dejan de lado sus estándares éticos para ignorar la evidencia de comportamientos impropios. Este comportamiento no ético puede haber sido inocente, con mucha gente que no cree que tenga una mayor responsabilidad, por lo tanto, no cree haber hecho algo incorrecto. Esta “ceguera” provocada es probablemente más frecuente que  el comportamiento gerencial poco ético intencional.

Bazerman cree que le toca a las organizaciones e instituciones educativas reorientar su formación ética para incluir los comportamientos no éticos intencionales así como los que se hacen intencionalmente. Muchos observadores, incluyendo Bazerman, creen que las mismas organizaciones comprometidas con la formación ética crean un comportamiento poco ético con los incentivos de compensación de rendimiento y / o  permitiendo evidentes conflictos de interés.

Como gerente, usted debe evaluar honestamente su propio comportamiento en el lugar de trabajo. ¿Es usted una persona ética naturalmente? ¿Es un gerente con ética de pensamiento,  conducta y acción? ¿La información que rodea su lugar de trabajo compone un récord de soporte o crea conflicto con su ética estándar personal y profesional? 

Sus respuestas honestas mostrarán su nivel de comportamiento ético. En caso de tener una puntuación alta, mantenga y continúe sus normas y actitudes. Si usted cree que hay algunas deficiencias y violaciones, trate de modificar algunos de estos comportamientos y acciones.

En caso de identificar un vacío en su comportamiento previsto y el real,  asegúrese de enfrentarse al espejo aprender del pasado para evitar cometer los mismos errores en el futuro. Usted sabe lo que debe hacer frente a lo que quiere hacer, poner más énfasis en lo que debe hacer a costa de lo que quiere, puede mejorar su carrera profesional. Usted se desarrollará mejor en el lugar de trabajo sólo si su capacidad de dormir tranquilo incrementa  al  convertirse en un gerente verdaderamente ético.

 

Fuente:
http://hbswk.hbs.edu/item/6563.html 

 

 
© 2014 Kelly Services, Inc.